Las secciones paralelas regresan a Cannes con discreta participación de cinco países latinoamericanos

Festivales - Francia

Tras su cancelación en 2020 debido a la pandemia, las tres secciones paralelas del Festival de Cannes anunciaron los títulos seleccionados para la 74ª edición del festival francés, a celebrarse entre el 6 y el 17 de julio. En los últimos años, estas secciones se habían convertido en una importante ventana de difusión del cine latinoamericano, que solía contar en ellas con una presencia más significativa que en las categorías oficiales. Sin embargo, en esta edición no sólo no hay ninguna producción mayoritaria de la región en la Competencia Oficial, sino que la participación en las paralelas también se ha reducido. 

En 2019 fueron elegidos tres largometrajes y un corto con producción de nuestra región en la Semana de la Crítica, sección dedicada a primeras y segundas obras. Pero en esta nueva edición, la número 60, sólo un filme nos representa: “Amparo”, ópera prima del colombiano Simón Mesa Soto, que ya había participado en Cannes con dos cortometrajes, uno de los cuales, “Leidi”, ganó la Palma de Oro en 2014. Su debut en largo es una producción de la colombiana Ocultimo en coproducción con Suecia, Qatar y Alemania. Ambientado en la década del 90, trata sobre una madre que intenta de recuperar a su hijo adolescente, reclutado en un peligroso batallón militar. 

La Quincena de los Realizadores, que este año llega a su 53ª edición, incluye tres producciones mayoritarias latinoamericanas, igual que en 2019. “Clara sola”, ópera prima de Nathalie Álvarez, es el primer largometraje costarricense seleccionado en esta categoría. Una producción de la costarricense Pacífica Grey junto a empresas de Suecia, Bélgica, EEUU y Alemania, el filme retrata el despertar sexual y místico de una mujer. La brasileña “Medusa”, segundo largometraje de Anita Rocha da Silveira, es un filme de terror producido por Bananeira Filmes que, inspirado en el mito de Medusa, aborda temáticas como el autocontrol y la tentación. “El empleado y el patrón” es el tercer largometraje del uruguayo Manolo Nieto y trata sobre el vínculo entre un productor rural y un empleado que pierde a su hijo en un accidente. El filme es una producción de la uruguaya Roken Films, las argentinas Pasto y Murillo Cine, las brasileñas Tokyo Filmes y Sancho & Punta y la francesa Paraiso Production Diffusion. Argentina participa en forma minoritaria en “Re Granchio”, filme dirigido por Alessio Rigo de Righi y Matteo Zoppis, y producido por la italiana Ring Film junto a la francesa Shellac Sud y las argentinas Volpe Films y Wanka Cine. Este año además habrá un cortometraje latinoamericano en esta sección, el argentino “El espacio sideral”, dirigido por Sebastián Schjaer y producido por Trapecio Cine. Otro argentino, Matías Piñeiro, formará parte de la Quincena como codirector del cortometraje portugués “Sycorax”, realizado junto al español Lois Patiño. 

La tercera sección paralela de Cannes, organizada por la Asociación para la Difusión del Cine Independiente (ACID), incluyó dos filmes con participación latinoamericana en 2019. Este año, en cambio, casi la totalidad de los nueve títulos que la componen son franceses, con excepción de la producción china “Venus by the Water” de Lin Wan.