Locarno y Hubert Bals Fund dan un nuevo impulso a la producción latinoamericana

Convocatorias, Desarrollo - Europa

El Festival de Locarno anunció los títulos de los 20 largometrajes, diez suizos y diez internacionales, que formarán parte de The Films After Tomorrow, iniciativa nacida con el objetivo de ayudar a cineastas que vieron interrumpido su trabajo debido a la pandemia global. Entre los 545 proyectos provenientes de 101 países que estaban a punto de iniciar su rodaje o a mitad del mismo fueron seleccionados cinco con participación producidas o coproducidas por empresas latinoamericanas. 

“Chocobar”, nuevo trabajo de la reconocida directora argentina Lucrecia Martel, investiga la muerte de un activista indígena asesinado por un terrateniente. Este documental híbrido es una coproducción entre la argentina REI Cine y la estadounidense Louverture Films, y llega a Locorno tras haber recibido el premio Sundance Institute | A&E Brave Storytellers.

Otro argentino seleccionado es Lisandro Alonso, cuyo sexto largometraje (“Eureka”) está ambientado en Estados Unidos, México y el Amazonas en distintos momentos de los últimos 150 años y es protagonizado por una mujer que puede convertirse en pájaro. El filme recibió el pasado diciembre el fondo Eurimages y es una producción de la francesa Luxbox y la brasileña Bananeira Filmes en coproducción con la argentina 4L, la mexicana Mr. Woo, la holandesa Fortuna y la alemana Komplizen.

En representación de Brasil también estará la producción de Dezenove Som e Imagens “Cidade; Campo”, nuevo largometraje de Juliana Rojas. El proyecto, coproducido por la francesa Good Fortune, recibió el apoyo para su producción del World Cinema Fund y cuenta dos historias de migración: la de una mujer del campo que viaja a San Pablo para encontrar a su hermana y la de una joven que deja la ciudad para vivir con su novia en la granja que habitaba su padre antes de morir.

También cuenta con participación brasileña -aunque en calidad minoritaria- “Selvajaria”, nuevo filme de Miguel Gomes con producción de la lisboeta O Som e a Fúria. Esta película bélica es una adaptación libre de la novela “Os Sertões” de Euclides da Cunha en la que participan también las brasileñas RT Features y Bananeira Filmes junto a productoras de Francia, Grecia y China.

Por último, México está presente en el documental experimental “Nowhere Near”, dirigido por el filipino-estadounidense Miko Revereza. El 15 de agosto se anunciarán dos premios Pardo, con un valor de unos 75000 dólares, para los proyectos ganadores en las categorías largometraje suizo e internacional. 

El fondo Hubert Bals (HBF) del Festival de Cine de Rotterdam (IFFR) otorgará apoyos de 9.000 euros para estimular el guion y desarrollo de 11 proyectos, entre los que se encuentran cuatro de la región.

En la categoría Bright Future, para cineastas en sus primeros años de carrera, fueron premiados el paraguayo “¿Quién mató a Narciso?” de Marcelo Martinessi Benza y el argentino “Monólogo Colectivo” de Jessica Sarah Rinland. En la categoría Voices, reservada a cineastas con trayectoria, recibieron la ayuda el chileno “Cuando las nubes esconden la sombra” de José Luis Torres Leiva y el brasileño “If I Was Alive” de André Novais Oliveira. Por último, “Baby”, dirigido por el brasileño Marcelo Caetano con producción de Africa Filmes, fue uno de los dos premiados con el NFF+HBF Co-production Scheme, iniciativa del HBF junto al Netherlands Film Fund (NFF)  que otorga 5.0000 euros a proyectos en coproducción con empresas de los Países Bajos, en este caso Circe Films.