Obras de México y Brasil en Venecia, primer gran festival en volver a la presencialidad

Festivales - Italia

El Festival de Venecia anunció la selección para las distintas secciones que conformará su 77ª edición. El evento, a desarrollarse entre el 2 y el 12 de septiembre, marcará el regreso de los grandes festivales a su modalidad presencial, aunque la pandemia mundial se hará notar debido a la disminución de títulos y concurrentes, los protocolos de seguridad sanitaria y la ausencia del cine hollywoodense.

“Sin olvidar a las innumerables víctimas de estos últimos meses, a quienes se les rendirá el debido tributo, el primer festival internacional después de la interrupción forzada dictada por la pandemia se convierte en una celebración significativa de la reapertura que todos esperábamos, y un mensaje concreto de optimismo para todo el mundo del cine que ha sufrido mucho esta crisis” expresó Alberto Barbera, director artístico del festival, y agregó que varios de los directores de los más de 50 filmes de todo el mundo asistirán al Lido y se realizarán conferencias de prensa a través de streaming con quienes no puedan llegar debido a restricciones en viajes. 

“Nuevo orden”, último trabajo del mexicano Michel Franco, es el único largometraje de nuestra región que figura entre los 18 que se disputarán el León de Oro. El nuevo trabajo del director de “Las hijas de Abril”, “Chronic” y “Después de Lucía” relata el choque de clases en un futuro distópico en Ciudad de México y es una producción de Teorema, empresa de Franco junto a Lorenzo Vigas, en coproducción con Francia.

Entre los once títulos de no ficción que integran la categoría Out of Competition, donde participan además ocho largometrajes de ficción, se encuentra el brasileño “Narciso em férias”, documental dirigido por Renato Terra y Ricardo Calil, quienes ya habían codirigido “Uma Noite em 67” y “Eu sou Carlos Imperial”. Producido por Uns Produções en coproducción con VideoFilmes, el filme rememora los 54 días que pasó en prisión el músico Caetano Veloso en 1968, durante la dictadura militar en Brasil que comenzó en 1964 y culminó en 1985. 

Entre los diecinueve elegidos en la sección Orizzonti, dedicada a películas que representan las últimas tendencias mundiales, también hay un único representante de Latinoamérica. “Selva trágica” es el nuevo trabajo de la mexicana Yulene Olaizola, reconocida por su ópera prima documental “Intimidades de Shakespeare y Víctor Hugo” y las ficciones “Paraísos Artificiales”, “Fogo” y “Epitafio”. Producido por las mexicanas Olaizola e Imaz y Larios Lobos en coproducción con la francesa Manny films y la colombiana Contravía Films, el largometraje, ambientado en 1920, narra el encuentro entre una joven beliceña y un grupo de trabajadores de chicle en la selva Maya. 

La participación de la región se completa con cuatro proyectos en el Venice Gap-Financing Market. El brasileño “Medusa”, dirigido por Anita Rocha y producido por Bananeira Filmes, “Supernova” de Natalia López con producción de la mexicana Amondo Cine y la argentina Lobo en medio de Lobos, y dos proyectos brasileños en el Biennale College: “Babado”de Camilo Freitas y João Vieira Torres con producción de Primeira Idade y “A planta sob a terra selvagem”, ópera prima de Diego Zon, producido por De Repente o Rio.