Antofadocs 2015: Premios para películas sudamericanas y aires de cambio

Documental, Festivales - Chile

El Festival Internacional de Documentales de Antofagasta, Antofadocs, cerró su cuarta versión con la tradicional entrega de premios en sus diferentes categorías, pero también con la premisa de reformular su propuesta para lograr un mayor impacto en el público local en su próxima edición.

Cuatro fueron las competencias oficiales de Antofadocs en este año, donde el cine documental más innovador se hizo presente. La Competencia de largometrajes tuvo como ganador a “Je suis le peuple” de la francesa Anna Roussillon, que obtuvo 2.000 dólares; destinándose menciones especiales a “Nosotros / Ellas” de la argentina Julia Pesce y “El gran vuelo”, producción española dirigida por la chilena Carolina Astudillo.

En la competencia oficial de Cortometrajes, el primer lugar y el premio de 1.000 dólares fue para “Hasta que regrese” de la peruana Luisa García Alva, concediéndose una mención especial del jurado a “La hora del lobo” de la argentina Natalia Ferreyra. En tanto que la competencia Nuevos Lenguajes tuvo como ganador al español “Cuatro postales a Marta” de Hernán Talavera, que obtuvo 1.500 dólares, y la Mención Especial del jurado fue para el brasileño “Branco sai, preto fica” de Adirley Queirós.

La restante competencia fue la de work in progress, que mutó a un formato más enriquecedor. Rebautizado como Lab Antofadocs, a diferencia de otros wips, cuenta con exhibiciones cerradas para los integrantes del jurado y todos los participantes de la sección, dando lugar a una dinámica de discusión grupal sobre cada obra que luego es complementada con una asesoría personalizada. En este apartado se otorgó el premio de mejor película a la chilena “Quién pronunciará por última vez mi nombre”, de Guillermo González Stambuk, que obtuvo además el Premio Dirac de asistencia a un festival latinoamericano. Además se concedió el premio especial del jurado a “Crespo (la continuidad de la memoria)” del argentino Eduardo Crespo, y el Premio Kine -que consiste en un DCP- a “La herencia”, del también argentino Federico Robles.   

Otra novedad fue la alianza con el primer concurso internacional de cortometrajes Todos Somos Diferentes, que exhibió cortos sobre la realidad de las personas con discapacidad. El premio del público (dotado con 500.000 pesos) fue otorgado al chileno “Pedro vendrá” de Cristián Alfaro Miranda, que obtuvo 1.286 votos del público. El mejor cortometraje regional (dotado con 500.000 pesos) fue para el chileno ”Formas deformas” de Gabriel Bravo, y el Primer premio cortometraje internacional (dotado con un millón de pesos) fue para el venezolano “Cannis familiaris” de Dennys Rodríguez.

A lo largo del festival se exhibieron más de 80 películas en cinco espacios de exhibición y diferentes actividades, que atrajeron a unas 2.000 personas. Si bien el certamen se afianza como un espacio de debate, encuentro y reflexión en torno al cine de no ficción, con un mayor número de invitados y talleres de formación, la baja afluencia de público ha llevado a repensar su formato para la próxima edición.

“El próximo año queremos hacerlo totalmente distinto, con horarios distintos y concentrando las actividades en un espacio. Queremos que las salas se llenen, que la ciudad de Antofagasta disfrute de las películas y también itinerar por las nueve comunas y esos espacios donde no llega el cine de no ficción y de ficción”, puntualizó Francisca Fonseca, directora del festival.