“El mago” y “Los rockers: Rebelde Rock & Roll”, estreno por partida doble para Matías Pinochet

Estrenos - Chile

Con apenas dos semanas de diferencia se estrenan en Chile las dos películas más recientes de Matías Pinochet, “El mago” y “Los Rockers, Rebelde Rock & Roll”; la primera es una gran producción con vocación de público, el segundo un documental muy personal surgido de la necesidad de retratar un momento.

“El mago” llegó a las salas el 22 de mayo, con distribución de Market Chile. Su desembarco estuvo precedido por una campaña publicitaria que incluyó apariciones públicas de su protagonista, Jean Paul Olhaberry, la mitad de Magic Twins, que da el salto a la pantalla grande, en buena medida, interpretándose a sí mismo. La historia es la de un mago que sueña con triunfar; su meta irá tornándose cada vez más real con la llegada de un circo y un amor, aunque una banda de mafiosos se interponga en su camino.

“Lo particular de esta película fue trabajar con un mago como protagonista y, personalmente, dirigir un film que yo no había escrito y tener que pensarlo para un mercado o cierto tipo de audiencia, en este caso más adolescente. Ese desafío fue mi motivación”, cuenta Pinochet sobre esta producción de Manota Films, que tiene en su elenco a Ingrid Isensee, Alonso Quintero y Víctor Montero, y guión escrito por Mateo Iribarren, León Murillo y Felipe Rojas.

“Los Rockers, Rebelde Rock & Roll”, que se estrenará el 5 de junio a través de Miradoc (programa centrado en el lanzamiento de documentales nacionales), es un film muy personal, donde se adentra en la intimidad de una banda que él mismo integró, que asume un momento bisagra en su magra carrera; ese punto en el que pueden alcanzar esa fama que alguna vez acariciaron.

“Este documental nace bien del estómago. Es una película en donde como ex batería tengo un lazo con todos los que están ahí. No soy el protagonista, sino un personaje secundario. Fue como grabar un pedazo de mi vida y fue muy entretenido; un momento preciso en que encendí la cámara por un tiempo determinado y salió el documental. Es una película que tenía que hacer”, explica sobre este film ganador de In-Edit en 2012, que considera “habla del fracaso pero sin llorar”.

Rodar una ficción y un documental requiere una forma diferente de trabajo. Sobre su experiencia, cuenta Pinochet: “En documental vas olfateando tu historia, vas intuyendo por dónde va y todo es un enigma. En ficción no puedes llegar al set con esa actitud, te comen; terminan todos dirigiendo la película. También está todo el trabajo previo que puedes hacer en ficción por controlar todo. En documental es justamente ir encausando lo que va sucediendo, estar mucho más alerta a lo que va ocurriendo porque se vuelve irrepetible”.

Así como las propuestas son bien distintas desde su concepción, también lo fue su rodaje y esquema de producción. “Los Rockers” fue hecha -como dijo- desde adentro y de forma casi espontánea, con un equipo técnico de cuatro personas y 60 mil dólares. En cambio, “El mago” respondió a un modelo más industrial, con un presupuesto estimado en 425 mil dólares y unas 40 personas de equipo a lo largo de un mes.

Por características del calendario de estrenos, las películas de Pinochet -una finalizada en 2012 y la otra iniciada en ese mismo año- coincidirán en cartelera. Algo que es absolutamente inusual pero que no preocupa en absoluto a Pinochet, ya que piensa que el “cine chileno” -muchas veces entendido casi como un género- no se disputa a la misma audiencia.

“Creo que las películas chilenas que se están haciendo son tan diferentes que no pueden disputarse el mismo público. Hay casos puntuales de películas que se pelean el público, pero en general creo que compiten con la cartelera internacional”, analiza, subrayando: “Esa es una disputa mucho mayor y donde hay que estar preparado para plantarse. Ese sí que es un campo de batalla”.

Cynthia García Calvo