FICValdivia 2014: Dominga Sotomayor estrena mundialmente “Mar”

Festivales - Chile

Tras su celebrada ópera prima “De jueves a domingo”, ganadora del Festival Internacional de Cine de Valdivia en 2012, Dominga Sotomayor regresa a la Competencia Internacional del certamen con “Mar”, un largometraje concebido de una forma absolutamente libre, con una alta
cuota de improvisación y trabajo colectivo, en el que vuelve a observar las relaciones desde una mirada íntima y cotidiana.

“Mar” es una película viva. Una película que de alguna manera encontró su propia historia. El actor Lisandro Rodríguez fue el impulsor del proyecto, proponiéndole a la directora trabajar juntos en base a unos apuntes tomados durante unas vacaciones con su novia. A partir de esa premisa, se bosquejó una ficción sobre una pareja que viaja a la costa argentina a pasar unos días de sosiego veraniego, que se ven alterados por la visita de la madre de él.

Con una escaleta como guía y un equipo limitado, la pareja real se reinterpretó en esta historia, con la actriz Andrea Strenitz asumiendo el rol de la madre del protagonista, como ya lo hiciera en “La paz” de Santiago Loza. El rodaje de apenas una semana tuvo lugar en Villa Gesell, donde un rayo que cayó en la playa provocando una tragedia, dio un nuevo curso a la historia.

“De lo único que eramos conscientes es de lo frágil que es la ficción. Y se hizo mucho más evidente con la caída del rayo. De alguna forma la naturaleza y el lugar fue filtrándose en la historia. Fuimos reaccionando a lo que iba pasando. Pero inconscientemente había una línea, que es lo que hay en la película: observar lo cotidiano, la fragilidad, la vida misma”, cuenta Sotomayor.

A pesar de que la estructura creativa y de producción fue totalmente opuesta a “De jueves a domingo”, es precisamente en ese interés por la observación, las relaciones, la familia, lo cotidiano, donde se asemeja a su opera prima y se subrayan sus intereses.

“Me interesan los cambios de roles en la familia. Con esta observación súper cotidiana de lo familiar pero que se resignifica y se distancia. En este caso, lo más evidente es el rayo. No es que se resuelva la situación, sino que se dimensiona. Y eso creo que tiene que ver con mis
trabajos anteriores. Esta idea freudiana de lo ominoso. Cómo lo más cotidiano y familiar puede ser lo más amenazante”, reflexiona.

Para Sotomayor esta es una “película donde nunca llega el gran momento, como en la vida”. Una historia que se enfoca “en lo no importante” y que demuestra que a nivel creativo “se puede llegar a lo mismo de distintas formas”.

“Fue una experimentación y eso fue lo enriquecedor para mí”, concluye.

La película es una producción de la compañía de la directora, Cinestación, en coproducción con la argentina Fruta Cine. Se exhibió en FICValdivia en calidad de estreno mundial.

Desde Valdivia, por Cynthia García Calvo.