La animación latinoamericana triunfa en la segunda edición de los Premios Quirino

Animación - Iberoamérica

Seis de las nueve estatuillas que fueron entregadas el sábado en la segunda edición de los Premios Quirino viajan a Latinoamérica. La entrega de premios se realizó en el Auditorio de Tenerife “Adán Martín”.

La producción colombiana “Virus tropical”, ópera prima en largo de Santiago Caicedo, se alzó con el premio a mejor largometraje. Producida por Timbo Estudio, se trata de una adaptación de la novela gráfica homónima de Power Paola que ha sido nombrada como la “Persépolis latinoamericana”. Realizada en 2D y cut out en blanco y negro, el filme es un coming of age protagonizado por Paola, una niña que crece entre Cali y Quito en el seno de una familia atípica. La película ha tenido un extenso recorrido por festivales internacionales, incluyendo la Berlinale, Festival de Annecy y BAFICI, entre otros.

Por su parte, la serie brasileña “Irmão do Jorel – Seja Brócolis!” de Juliano Enrico (Copa Estudio) recibió el premio en su categoría. Orientada a público infantil y coproducida con Cartoon Network, se trata de la primera animación original que el canal realizó en América Latina. Realizada en 2D y cut out, la serie sigue las aventuras cotidiana del hermano de Jorel, un niño de 9 años que vive con su excéntrica familia integrada por padre, madre, tres hermanos, dos abuelas y un perro.

En la categoría de cortos el ganador fue el brasileño “Guaxuma” de Nara Normande, una obra documental en stop motion que combina arena y puppets, entre otros elementos, para contar una historia sensible e íntima. El trabajo es producido por la brasileña Vilarejo Filmes y la francesa Les Valseurs y está teniendo una intensa circulación por certámenes de todo el mundo, incluyendo Annecy, IDFA, Ottawa y Clermont Ferrand.

Asimismo, la argentina “Belisario – El pequeño gran héroe del cosmos” de Hernán Moyano (Planetario Ciudad De La Plata) se alzó con el reconocimiento a mejor obra innovadora; la chilena “La casa lobo” de Cristóbal León y Joaquín Cociña (Diluvio, Globo Rojo) fue merecedora del premio a mejor desarrollo visual; y la coproducción entre Chile, Brasil, Colombia y Argentina “Puerto Papel – La vida de los otros” de Álvaro Ceppi (Zumbastico Studios, Gloob, Señal Colombia, Pakapaka) recibió el premio a mejor diseño de animación.

Los reconocimientos restantes fueron para tres obras españolas: “Patchwork” de María Manero, “La increíble historia del hombre que podía volar y no sabía cómo” de Manuel Rubio (Hiru Animación) y “Black is Beltza” de Fermín Muguruza ganaron como mejor cortometraje de escuela, mejor animación de encargo y mejor diseño de sonido y música original,

El jurado internacional estuvo integrado el director y guionista Alê Abreu, la directora de arte de personajes de Pixar Deanna Marsigliese, el productor Gustavo Ferrada, la directora de ventas de Sola Media Barbie Heusinger y la jefa de desarrollo de Xilam Animation Marie-Laurence Turpin. En esta segunda edición de los Premios Quirino se postularon 244 obras desde 16 países, de las cuales 25 optaban como finalistas en las nueve categorías de los galardones.