El cine chileno se impone en la décima edición de SANFIC

Festivales - Chile

El Santiago Festival Internacional de Cine (SANFIC) finalizó el domingo, previa entrega de los premios correspondientes a las competencias oficiales y su espacio de industria, que se ha establecido como un destacado punto de apoyo para el cine nacional. Justamente, el cine chileno fue el gran protagonista de esta décima edición.

En la Competencia Internacional, las dos representantes nacionales se llevaron los premios principales. “Aurora”, de Rodrigo Sepúlveda, fue considerada la mejor película, recibiendo 1,2 millones de pesos chilenos; en tanto que Juan Francisco Olea obtuvo el premio de mejor director por su ópera prima “El cordero”, dotado con 1 millón de pesos chilenos.

La categoría Competencia de Cine Chileno tuvo como gran ganadora a Maite Alberdi con “La once”. El documental que retrata las reuniones de un grupo de mujeres a través de los años, obtuvo los premios de mejor película y mejor dirección, con sus correspondientes dotaciones económicas de 1,2 millones y 1 millón de pesos chilenos. El jurado otorgó además menciones para “Genoveva” de Paola Castillo, y “Escapes de gas” de Bruno Salas; esta última obtuvo también el Premio del Público.

En la Competencia Talento Nacional, reservada para cortometrajes chilenos que se disputaron el premio de 800.000 pesos, resultó ganador “Historia de un oso”, emotivo corto animado de Gabriel Osorio Vargas, que ya ha recogido diversos galardones internacionales y se ha transformado en un referente de la nueva producción y generación de la animación nacional. Las menciones fueron para “Las horas y los siglos” de Nelson Oyarzúa, y “Los resentidos” de Pablo Álvarez.

Por su parte, SANFIC Industria otorgó sus premios de Work in Progress y Santiago Lab, que permiten alentar la finalización de películas latinoamericanas e impulsar proyectos chilenos, respectivamente.

En el WIP se otorgaron tres premios similares de 1,2 millones de pesos chilenos a “La mujer de la esclavina” de Alfonso Gazitúa (Chile), “Las tetas de mi madre” de Carlos Zapata (Colombia) y “Nunca vas a estar solo” de Alex Anwandter (Chile).

“La mujer de la esclavina”, además, obtuvo el Premio Ventana Sur, el cual consiste en una proyección especial en el marco del mercado que se celebrará en diciembre en Buenos Aires, bajo el título de Screening SANFIC. El mismo incluye estadía y traslado para el representante del film.

“Esta segunda edición de la entrega del Premio Ventana Sur en SANFIC significa un intercambio tendiente a fortalecer los lazos con las cinematografías y festivales latinoamericanos, en concordancia con el espíritu que anima a Ventana Sur desde su comienzo: contribuir a la expansión del cine latinoamericano y al intercambio entre los países Latinoamericanos, facilitando, a través de este Mercado, operaciones de compra, venta, distribución y coproducción regionales e internacionales y visibilidad de los productos para su participación en festivales de todo el mundo”, indicó María Núñez, Coordinadora de Primer Corte en Ventana Sur a LatAm cinema.

Finalmente, Santiago Lab, del que participaron 35 proyectos, otorgó en la categoría ficción, el Premio HD Argentina de posproducción a “Cabros de mierda” de Gonzalo Justiniano, el Premio Encuentros Cartagena a “El treinticuatro” de Waldo Salgado, y el Premio Mercado Guadalajara a “La Carola” de Juan Francisco Olea. En el apartado de documental se premió a “Vidas cruzadas” de Paola Castillo.

Desde Santiago de Chile, por Cynthia García Calvo.