La Orquídea promueve los debuts iberoamericanos y Pachamama anuncia su palmarés

Festivales - Brasil, Ecuador

Hasta el 1 de diciembre la provincia de Azuay en Ecuador realiza por sexto año el Festival de Cine La Orquídea – Cuenca.

Las producciones ya finalizadas participan en una decena de secciones dentro y fuera de competencia. En la selección oficial competitiva de Largometrajes Internacionales la única presencia latinoamericana es de “Rey” dirigida por Niles Atallah, una coproducción que involucra a Chile, Francia, Países Bajos, Alemania y Qatar. El filme competirá por los premios a Mejor Largometraje Internacional y Mejor Dirección.

La presencia fuerte del continente se da en la selección oficial competitiva Ópera Prima Iberoamericana, donde se integran primeras o segundas películas de nuevos directores y que esta vez presenta “propuestas estéticas y narrativas arriesgadas e historias contemporáneas de nuestra región, que se han destacado en su recorrido por el circuito internacional de festivales” según destaca la organización. Ellas son “Las malcogidas” de Denisse Arancibia, “Cocote” de Nelson Carlo De los Santos, “Maquinaria panamericana” de Joaquín del Paso, “Gabriel y la montaña” de Fellipe Gamarano Barbosa, “Jesús” de Fernando Guzzoni, “Pela janela” de Caroline Leone, “Tigre” de Silvina Schnicer y Ulises Porra, “Extraño pero verdadero” de Michel Lipkes, “La familia” de Gustavo Rondón, “Mañana a esta hora” de Lina Rodríguez y “Medea” de Alexandra Latishev. Estas películas competirán por cuatro premios otorgados por el jurado (Mejor Ópera Prima, Dirección, Actor y Actriz); y dos que entregará el público.

El certamen también acoge del 4º Laboratorio de guion para los países andinos destinado a guiones avanzados de largometrajes o pilotos de series que lleva adelante Carnaval Cine. La selección de seis proyectos se realizó entre los 137 presentados y está compuesta por “Las grietas del tiempo” de Damián Angulo Chico (Colombia), “Magnífica desolación” de María Camila Arias, Fernando López y Melanie Léger (Colombia/Bolivia), “Un cuento de monstruos” de Martín Daniel del Río Lobos (Perú) y las ecuatorianas “El viaje” de Santiago Paladines, “El rezador” de Tito Jara y “La sangre del jaguar” de Pablo Suárez y Antonella Frisone.

Este laboratorio es parte del Orquídea LAB, un espacio para fomentar y apoyar la producción cinematográfica latinoamericana, que además tiene un work in progress denominado “En marcha”, del cual participan largometrajes latinoamericanos en fase de postproducción, compitiendo por dos premios para la finalización en mezcla de sonido y corrección de color.

Los proyectos seleccionados son “El despertar de las hormigas” de Antonella Sudasassi producida por Amaya Izquierdo (Costa Rica/España), “La manada inquieta” de Diego Soto producida por Manuel Vlastelica (Chile), “Los helechos de Antolín Prieto producida por Eliana Illescas (Perú), “Mark my silence” de Joe Houlberg producida por Julia Pello (Ecuador/Estados Unidos), “Mochila de plomo” de Darío Mascambroni producida por Fernanda Rocca (Argentina) y “Panamá” de Javier Izquierdo producida por Tomás Astudillo (Ecuador).

Donde ya se entregaron los premios fue en la octava edición de Pachamama, el Festival Internacional de Cine de Frontera en la ciudad de Río Branco, en el estado brasileño de Acre.

En la sección competitiva de largometrajes el mejor filme fue “Historias que nuestro cine (no) contaba” de Fernanda Pessoa y la mejor dirección fue para el dominicano Nelson De Los Santos por “Cocote”. Asimismo, el mejor cortometraje fue considerado “Nada” de Gabriel Martins y en esta categoría la mejor dirección fue para el colombiano Simón Mesa por “Madre”. Finalmente, el jurado de la muestra competitiva de cine comunitario “Stefan Kaspar” premió a “El valle de los negros” como mejor película, una producción chilena dirigida por el colectivo Rectángulo.