Tata Amaral actualiza el tema de la dictadura brasileña en “Hoje”

Festivales - Brasil

La exhibición de “Hoje”, de Tata Amaral, fue uno de los eventos centrales del 7° Festival de Cine Latinoamericano de São Paulo, que transcurre en cuatro salas de la ciudad hasta el próximo jueves. La película es un drama de corte intimista que aborda el tema de la dictadura militar brasileña.

“Es un film que habla de la necesidad de enfrentar nuestros traumas para poder seguir adelante con dignidad”, sintetiza Amaral sobre la historia de “Hoje”, ganadora el pasado año de seis premios en el Festival de Cine de Brasilia, que se proyecta en este certamen como parte de la sección contemporáneos, un panorama de la producción más reciente y significativa del cine latinoamericano.

Con guión de Jean Claude Bernardet, Rubens Rewald y Felipe Sholl, “Hoje” desarrolla su acción dentro de un departamento, en el día en que Vera (Denise Fraga) asume la mudanza a su nuevo hogar. Ex militante política, el inmueble fue adquirido con el dinero recibido por la indemnización del gobierno brasileño por la desaparición de su marido durante la dictadura militar. En esa jornada, su esposo Luis (César Troncoso), hace su aparición.

La película es la primera producción de Tangerina Entretenimento, productora de Amaral junto a su hija, la también realizadora Caru Alves de Souza. Su estreno comercial en Brasil se prevé para el mes de noviembre.

¿Por qué te interesaste en abordar el tema de la dictadura militar brasileña desde el presente?
Creo que es importante hablar de las marcas que esa experiencia traumática dejó en las personas hasta el día de hoy. Eso es importante porque Brasil es uno de los pocos países latinoamericanos que no identificó y juzgó a los torturadores, dejando esa historia sin resolver. Vera, nuestro personaje, tiene que enfrentar traumas escondidos en su pasado para poder seguir adelante.

En el casting asumiste el riesgo de dar un protagónico dramático a una actriz famosa por hacer comedia (Denise Fraga) y un actor extranjero (el uruguayo César Troncoso). ¿Por qué los elegiste?
Denise Fraga es sobre todo una actriz extremadamente talentosa, capaz de conducir la emoción del público minuto a minuto. César Troncoso es un actor de gran envergadura, que construyó un personaje que no tiene presente y cuyo pasado no tiene sentido en el presente. Me pareció importante que él sea uruguayo porque de cierta forma justifica que él haya permanecido fuera de la vida de Vera durante tanto tiempo. Además, Uruguay tiene una historia muy parecida con Brasil en lo que respecta a la relación con la tortura.

La película tiene una puesta bastante teatral, y secuencias en que se integran proyecciones. Cuéntame sobre la propuesta estética en este sentido.
No creo que tenga un lenguaje teatral. Busqué encontrar un lenguaje que expresase un tipo de relación con el pasado: el pasado que actúa en el presente. La narrativa de la película sucede en un tiempo determinado, en un tiempo de mudanza. En tanto que las imágenes, emociones y recuerdos atraviesan a los personajes de forma no lineal. En el caso específico de “Hoje” utilicé de dispositivo las proyecciones para expresar en imágenes las emociones de Vera –que ella no puede verbalizar- para expresar su relación con el pasado.

Con esta película inicias también el camino de tu productora Tangerina Entretenimento. ¿Se vuelve una necesidad contar con una compañía propia para producir las películas que uno desea?
Consideré que tendría más libertad para ejecutar un proyecto de producción que construí con mi hija y socia, Caru Alves de Souza, que consiste en producir películas y series de televisión, que puedan interferir en la sociedad y al mismo tiempo tener una búsqueda de lenguaje y calidad en la ejecución.

Al presentar la película en el festival hiciste referencia a la posibilidad de que Petrobras destinara su fondo de inversión para la Copa del Mundo de fútbol, en lugar de apoyar al cine como lo ha hecho durante los últimos tiempos. ¿Es eso un hecho? ¿Qué significaría eso para el cine brasileño?
Son rumores que escuché, tal vez no debería haberlo dicho públicamente. Hace dos años que Petrobras no abre nuevos concursos, y eso sí es un hecho. Sería un desastre para el cine brasileño si uno de sus mayores patrocinadores dejase de invertir en cultura.

Desde São Paulo, por Cynthia García Calvo.